lunes, 29 de diciembre de 2014

El timo de la estampita

Si hay un fenómeno merecedor de análisis es el de Podemos, pero son tantos los analistas y tan buenos, que ya lo han hecho y que siguen cada día haciéndolo en programas de televisión, radio y prensa que mis reflexiones solo se centrarán en una sensación que tengo desde el principio de los tiempos del fenómeno social-político de Podemos, es la sensación cada día más inequívoca, de que me están intentando engañar.
Hace casi dos años tuve que gestionar un grave problema en la empresa que trabajaba, se trataba de la estafa de un excompañero a dos clientes. Probablemente fuera el trámite profesional más duro que he vivido, representar la cruda postura de mi empresa y enfrentarme con la realidad de dos clientes completamente desesperados y derrotados. Investigando sobre estos hechos, pude observar que la elección de las víctimas no fue al azar, se trataba de dos clientes prácticamente arruinados, desesperados ante su situación financiera, y sobre todo sin un ápice de esperanza. En un sector altamente cualificado una estafa tipo "Timo de la estampita" se podría catalogar casi de imposible la consecución de la misma, pero el desalmado ya tenía las víctimas propiciatorias, lo siguiente fue examinar cuales fueron los argumentos del engaño y constate que los clientes escucharon justo lo que necesitaban oír, esperanza para su desesperación. Por ultimo, y aún estando sobre el tablero, las víctimas propiciatorias, un desalmado y los argumentos necesarios, resultaba incomprensible como una empresa que se presumía moderna no disponía de los procesos de control necesarios para la detección y prevención de estos actos, la respuesta era evidente puesto que en aquel momento está empresa estaba sumida en un proceso de autodestrucción total, con venticinco ceses de directivos en cuatro años, con no menos despidos de mandos intermedios y con una drástica reducción de mano de obra indirecta que derivaron en el descontrol y desbordamiento de los que allí quedábamos, proporcionaron el marco idóneo para que se produjeran estas estafas.
Estos días reflexionaba sobre el fenómeno Podemos y me venía el recuerdo de esta anécdota vital, y es que sobre el tablero están los cuatro elementos indispensables para el engaño, tenemos la víctima propiciatoria que son los desesperados y arruinados ciudadanos de España, está el desalmado que es el partido escoba o atrapalotodo llamado Podemos, este partido dispone de un argumentario volátil y voluble que varía en función de la intención de voto, y como no, está el escenario perfecto que es una clase política rancia, corporativista, sin credibilidad y lo que es peor en gran medida corrupta y que han generado entre unos y otros una gravísima crisis galopante que sigue asolando los hogares españoles.
De los cuatro elementos son indiscutibles dos de ellos, la víctima propiciatoria y el escenario perfecto, de los otros dos se podría discutir ampliamente pero me centrare en el carácter de transversalidad con el que pretenden vestirse en los últimos días. 

Según la RAE:
Transversal: Que se halla o se extiende atravesado de un lado a otro.

Aplicado a un partido político podríamos entender que es aquel capaz de aglutinar cualquier ideología individual, extendiéndose desde la izquierda, pasando por el centro hasta llegar a la derecha. Eso si y muy importante, respetando el ideario o proyecto político de dicho partido, que es tanto como decir aquí cabemos todos pero sólo caben mis ideas, y si no te gustan ya sabes donde está la puerta. ¿Cuál es ese ideario? Y es aquí donde me huele a chamusquina, porque según la época y el momento a esas cuestiones fundamentales de nuestro país, esas que lo fraccionan al 50% rojo y 50% azul, plantean respuestas contradictorias, demagógicas, ambiguas o lo que resulta más desconcertante, respuestas generalistas y que pueden encajar en    la ideología de cualquier ciudadano porque se pueden interpretar de mil maneras diferentes, es decir dicen lo que el desesperado ciudadano más quiere o necesita oír.  O lo que es lo mismo, discurso populista o populachero según el grado de ilustración del macarra anti sistema que se sitúe delante del micro. Dije bien, macarras ilustrados, porque es la orativa empleada, mensajes martilleantes de caracter generalista y complaciente con las clases más desencatadas, y ornamentados con denuncia constante a los corruptos, y descalificaciones y amenazas de bastante mal gusto a cualquier sujeto que no este de acuerdo con su pensamiento único. ¿A qué suena todo esto? A mi a históricos vendedores de crecepelos políticos, Chávez, Evo Morales... si también ese que estas pensando de bigote estrecho. Hasta aquí, podría entender esta indefinición en el color de la camiseta que visten o el encubrimiento de su verdadera identidad politica como parte de una minuciosamente bien estudiada estrategia, lo que resulta paradójico es que descaradamente si tienen un perfil político y no lo quieren reconocer. Un partido que habla de los de arriba y abajo, de lucha de clases, de abrir procesos constituyentes, o se refiere a estos 36 años de democracia como las crisis del del 78, y asi un largo etcetera de tics que se enmarcarían en la izquierda más trasnochada y rancia de nuestro país, no puede tener nada más que un claro perfil comunista y apurando más, un marcado carácter comunista revolucionario. Tal y como he comentado esto es lo realmente hiriente, que se juegue con los sentimientos y emociones de una ciudadanía profundamente desencanatada y que nos pretendan engañar con un crecepelos que en condiciones de normalidad, nadie compraría.
Os dejo un link que creo que puede ser más que clarificador con respeto a la verdad del Sr. Pablo Iglesias y del partido que lidera:

lunes, 22 de diciembre de 2014

Entre pillos anda el juego

Hace unos días me encontré con un ex compañero de trabajo acompañado por su hijo, en el transcurso de nuestra conversación me contó una anécdota que me hizo reflexionar. Esa parte de la conversación fue algo así:

- Joder tío el otro día fui al cine con mi hijo al centro comercial, y a la salida me encontré mi coche sin tapacubos.
- Vaya que faena!
- Si, que hijos de puta, pero nada, no pasa nada, ya los tengo puestos.
- Ah si, en ese centro comercial hay una buena tienda de repuestos de automación.
- Que cojones tienda!? Busque un coche mismo modelo que el mío en el parking y se los quite.
- Como? Y tu hijo?
- Que pasa con mi hijo? Este vigilaba que no viniera nadie. 

No pude reprimirme y solté un categórico - Pues vaya ejemplo! A lo que el replicó de manera contundente - Pues sí, un buen ejemplo... El mundo es de los espabilados y si te la hacen pues tu la haces, total lo hace todo el mundo. La conversación que se tornó discusión se prolongó un rato, pero esas frases resumen perfectamente la idea, y no hace falta añadir más. Realmente ¿Lo hace todo el mundo? Y si lo hace ¿Por qué? Observando las noticias diarias en nuestra televisión, la respuesta es Si, en este país la pillería es generalizada y no hay distinciones de ninguna índole, políticos, cantantes, deportistas, banqueros, presentadores, e incluso miembros de la familia real... Tras darle vueltas a las frases de mi ex compañero, pienso que tal vez y por desgracia todos los casos de corrupción que están apareciendo no son nada más que el reflejo más vistoso de una sociedad con escasos valores en educación y civismo. Una sociedad que desde niños nos enseña que el mundo es de los listos o mejor dicho de los listillos, y que el que sigue con rigor la senda cívica pudiendo no hacerlo, es un tonto a las tres. Podría ser que la España del Lazarillo de Tormes este vigente, o que nunca hubiera dejado de estarlo, y que tal vez ya este impreso en nuestro ADN en forma de un gen "buscavidas" 
Una vez reconocido el "gen-problema" ¿Qué hacemos? ¿Es nuestro sino? Podríamos pensar en contrarrestarlo, pero probablemente perderíamos las bondades del "gen" esa intuición e imaginación tan nuestra para resolver problemas y adversidades, y que nos distingue del resto de Europa para bien y para mal. Sin duda, la solución está en adaptarlo, salvando sus bondades a través de una profunda educación en civismo. Formación a todos los niveles, familia, colegios y medios de comunicación involucrados en ese cambio de filosofía necesario con el fin de contribuir a erradicar de una vez por todas la picaresca en nuestra sociedad. Dije bien contribuir, será un cambio lento y difícil, pero sin duda es el momento. Casi toda nuestra sociedad está sufriendo gravemente de algún modo las consecuencias de la picaresca, entendiendo que ese piso vendido parte del precio en dinero negro, o que ese familiar que entro a trabajar porque es primo del tío de un amigo, es a bajo nivel estafa al fisco y tráfico de influencias, lo mismo que vemos en cada noticiero de nuestro país con los personajes más significativos e influyentes de nuestra sociedad y que tanto nos indigna y enfada ¿Cual es la diferencia? Probablemente que esos privilegiados deberían ser un ejemplo, la impunidad con que las clases más favorecidas de España han estado trapicheando y las enormes cantidades que han evadido, estafado y robado al resto de españoles. Y es que entre pillos anda el juego, y  al españolito de a pie le está dando la sensación que quien más nos roba y estafa no evita el principio de oportunidad para que sigan expoliando al país. Nuestra clase política, haciendo gala de un corporativismo desesperante, no termina de dar un paso al frente, promulgando verdaderas leyes anticorrupción, creando organismos internos y externos auténticamente independientes capaces de controlar y vigilar el buen uso del poder, dotando al poder judicial de la independencia necesaria para hacer cumplir las leyes, y por ultimo promoviendo sanciones y penas ejemplares para aquellas personas que más ejemplo deberían ser para el resto de la sociedad. En este momento España necesita más que nunca ver y sentir que la Constitución es un documento vigente y útil, y lejos de escandalizarse, nuestra sociedad se sentiría orgullosa de disponer de una ley igual para todos, en la que en la cárcel tienen cabida todos los pícaros, incluso la Infanta, su esposo y todos los políticos corruptos de este país. 

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Rajoy o el avestruz iberico

Inició este nuevo blog con el personaje que mejor ilustra la situación de nuestra nación, y no podía ser otro que el Presidente del Gobierno. El Sr. Rajoy simboliza mejor que nadie el desconcierto y la incertidumbre de un país a la deriva, un país sumido en una profunda crisis y no sólo económica, crisis social, crisis de identidad, incluso se podría hablar de crisis emocional. Un país que paso del "éxito engañoso" de la era Aznar a un estado de colapso total, los porqués a este rápido devenir en nuestra reciente historia deberían ser ampliamente analizados, pero hoy no es el caso que nos ocupa. Llegados a este desastroso punto, donde el desengaño, el enfado y la frustración de los españoles se encuentra en elevadas cotas, donde la dinámica general del desanimo y la negatividad fácilmente nos harán caer en la tentación del derrotismo o lo que es peor, acercarnos peligrosamente a posturas radicales e irracionales, en este punto es donde quien nos lidera debe ser el más fuerte, dirigiendo no sólo una recuperación económica, también social y emocional. La más que generalizada corrupción y la obcecada obsesión por una dudosa gestión de la crisis, han acentuado la percepción del ciudadano de un total abandono de sus dirigentes, personificando ese desamparo en el Sr. Mariano Rajoy. Si bien nunca tuvo un auténtico perfil de líder y si de gestor, en estos tempestuosos días, su inexplicable falta de empatía con sus ciudadanos, la desquiciante negación de nuevos movimientos sociales y políticos, su desesperante inmovilismo ante graves problemas y realidades, y por ultimo la proyección de una imagen cobarde ante las nefastos acontecimientos que cada día sacuden a nuestro país, le alejan cada vez más de ser la persona que los españoles necesitan guiándoles por la dura senda de la recuperación. Desgraciadamente, el Sr. Rajoy ya ni esta ni se le espera, puesto que habitualmente o desaparece de la imagen pública o llega tarde y mal.
En nuestro país se ha puesto de moda hablar de regeneración política, y resulta paradójico que lo hagan desde los partidos de siempre, El Sr. Rajoy entre ellos. Hay quien les denomina "casta" prefiero eliminar la T y colocar una P para ese calificativo. España no necesita esta perenne clase de profesión política y apáticos corporativistas del poder, nuestro país está cambiando y esta ávido de líderes honestos, personas con vocación no política y si de liderazgo ciudadano, capaces de motivar e ilusionar de nuevo a la población ante una devaluada idea, la abstracta idea de una España prospera... para todos.


Mi página WEB